Hacer extractos de  cannabinoides y terpenos de la planta de cannabis con CO₂ es una de las tantas maneras de extraer un producto de suma calidad.
Para hacer extracciones con CO2 es necesario  disponer de una máquina de inyectado y filtrado costosa y de última tecnología que debe ser operada por alguien experimentado en el asunto.

El CO₂ en forma gaseosa  pasa por un compresor que somete al CO₂ a una alta presión, donde esté CO₂ presurizado luego se enfría a -56°C y se vuelve líquido.

Después de esto, se eleva de manera muy controlada la temperatura del líquido y la la presión, lo cual convierte el líquido de CO₂ en un fluido supercrítico de CO₂, o sCO₂.

"Supercrítico" significa que el CO₂ sobrepasó su punto crítico de presión y temperatura, lo cual lo convierte en una forma entre líquida y gaseosa.

Luego, el sCO₂ se lleva a un extractor donde se coloca el material vegetal. La interacción entre el sCO₂ y el cannabis produce la separación de los compuestos deseados (como los cannabinoides y los terpenos) de la mezcla.

A continuación, el sCO₂ y la mezcla extraída se transfieren a un aislador, que separa los compuestos del cannabis entre ellos ( Terpenos, aceites, flavonoides) del sCO₂. Los compuestos que deseamos separar se encierran por separado en viales individuales, mientras que el sCO₂ pasa por un condensador que lo recicla. ¡Y listo! Ya tienes tus compuestos químicos extraídos con CO₂.

El CO₂ supercrítico suele utilizarse para aislar diferentes compuestos de las plantas para fabricar perfumes, aceites y aditivos. Este método es muy utilizado debido a que el sCO₂ no daña ni altera de forma significativa la composición química del material extraído. Además, no deja residuos tóxicos, a diferencia del butano y otros solventes.

¿TE AYUDO ESTE ARTICULO?

Seguinos en las redes para mas informacion como esta.

connect with us